Descripción

Esfera de vidrio con diámetro de 20 cm, que contiene una mezcla de gases rarefactos. El electrodo central posee una tensión alterna de 10.000 voltios, por ello genera descargas que se propagan hacia el exterior. Acercando un dedo a la superficie, a causa de la conductividad del cuerpo humano, las descargas se concentran en las proximidades del dedo. Por lo tanto la esfera se puede emplear para distinguir los objetos conductores de los aislantes. También se puede emplear para demostrar la existencia y la naturaleza de las ondas electromagnéticas. De hecho, acercando un tubo de neón, se enciende gracias a la energía transportada por las ondas electromagnéticas. Interponiendo un folio de papel, el fenómeno se mantiene, porque las ondas pueden atraversarlo. Sin embargo, con un folio de material conductor como el aluminio, las ondas cesan por el efecto escudo.

You've just added this product to the cart:

¿Necesitas ayuda? Envíanos un mensaje